En el caso de una verdadera alergia a los alimentos, el sistema inmunológico de una persona reaccionará a causa de un anticuerpo alérgico llamado IgE (Inmunoglobulina E), que se halla en las personas con alergias. Puede desarrollarse aún cuando el alimento se haya comido varias veces en el pasado sin ningún problema. La alergia a los alimentos puede aparecer con más frecuencia en las personas que tienen parientes con otras alergias, y pueden ocurrir síntomas después de que esa persona alérgica ingiera incluso una cantidad mínima del alimento.

La intolerancia a los alimentos se confunde a veces con la alergia. Se refiere a una respuesta física anormal a un alimento o aditivo alimentario que no es una reacción alérgica. Por ejemplo, una persona puede tener síntomas abdominales molestos después de tomar leche. Esta reacción es causada probablemente por una intolerancia al azúcar de la leche (lactosa), en que la persona carece de las enzimas para descomponer el azúcar de la leche para su digestión correcta.

  • CAUSAS

Los alérgenos de los alimentos -las partes que causan reacciones alérgicas- son generalmente proteínas. Algunos alérgenos causan reacciones alérgicas sólo si se comen antes de cocinarlos. La mayor parte de esas reacciones se limita a la boca y a la garganta. Los alérgenos de alimentos más comunes son las proteínas de la leche de vaca, los huevos, los cacahuetes, la fruta, verduras, el trigo, la soja, el pescado, los mariscos y las nueces de árboles.

Los alimentos se agrupan en familia dependiendo de su origen. Alguien que tenga alergia a algún alimento puede que la tenga también al resto de la familia.

Entre los mariscos, los crustáceos (camarones, cangrejo y langosta) son los que tienen más probabilidades de causar una reacción alérgica. Los moluscos (almejas, ostras, orejas de mar, etc.) pueden ser alergénicos, pero las reacciones a estos mariscos son menos comunes.

  • SÍNTOMAS
  • Urticaria. Consiste en zonas rojas hinchadas de la piel, que pican mucho y que pueden surgir repentinamente y desaparecer rápidamente. A menudo se presentan en agrupaciones, apareciendo nuevos grupos al desaparecer otros.
  • La dermatitis atópica o eczema, una enfermedad de la piel que se caracteriza por la picazón, las escamas y un color rojo en la piel, puede desencadenarse por la alergia a los alimentos. Esta reacción a menudo es crónica, y se manifiesta en personas con antecedentes personales o familiares de alergias o asma.
  • Asma, como tos, respiración sibilante y dificultad para respirar debido al estrechamiento de las vías respiratorias.
  • Síntomas gastrointestinales: vómitos, diarrea y calambres estomacales y, a veces, una irritación roja alrededor de la boca, picazón e hinchazón de la boca y la garganta, dolor abdominal, hinchazón del estómago y gases.

 

  • En bebés, las reacciones no alérgicas temporales a ciertos alimentos, especialmente frutas, son comunes. Irritación alrededor de la boca, debido a los ácidos naturales en alimentos como tomates y naranjas, o la diarrea debida al exceso de azúcar en el jugo de frutas u otras bebidas, ocurren con cierta frecuencia. Sin embargo, otras reacciones son alérgicas y pueden ser causadas por residuos del alimento que crea el problema cuando se come de nuevo. Al ir creciendo, algunos niños pueden tolerar alimentos que antes causaban reacciones alérgicas.

 

  • REACCIONES ALÉRGICAS GRAVES

Consumir un alimento al cual uno es alérgico, puede causar una reacción con amenaza para la vida. Esto se llama anafilaxis. Las primeras señales de la anafilaxis son: sensación de calidez, rubor, hormigueo en la boca o una irritación roja con picazón. Otros síntomas pueden ser: sensaciones de mareo, falta de aire, estornudos severos, ansiedad, calambres estomacales o uterinos y vómitos y diarrea. En casos graves, los pacientes pueden experimentar un descenso de la presión arterial que ocasiona una pérdida de conocimiento y shock. Es indispensable que toda persona con síntomas que sugieran una posible anafilaxis obtengan tratamiento inmediato.

 

  • TRATAMIENTO
  1. Evite el alimento.
  2. Pregunte por los ingredientes. Para evitar comer un alérgeno “oculto”, las personas alérgicas deben consultar sobre los ingredientes al comer fuera de casa. No basta con “sacar” el ingrediente del plato. Se ha demostrado que con sólo oler la mantequilla de cacahuete causará una reacción. No es infrecuente que los alimentos se transporten por el aire, especialmente en el vapor.
  3. Lea las etiquetas de los alimentos.
  4. Prepárese para emergencias. Las reacciones anafilácticas causadas por las alergias a los alimentos pueden ser una amenaza mortal. Las personas que han sufrido anafilaxis deben evitar estrictamente el alimento que desencadenó la reacción. La epinefrina inyectable y antihistamínicos se pueden llevar cuando se salga a comer fuera. Si tiene una reacción es indispensable que alguien lo lleve a emergencias, aun cuando los síntomas se alivien. Para el diagnóstico y tratamiento correctos, asegúrese de obtener atención de seguimiento de un alergólogo.

 

Visite al alergólogo si:

  • Les han diagnosticado alergia a alimentos.
  • Han limitado su dieta basándose en reacciones adversas percibidas a alimentos o aditivos.
  • Tienen un historial familiar de alergias y tienen o están esperando un bebé y están interesadas en identificar estrategias para que el bebé no padezca de alergia.
  • Han experimentado síntomas alérgicos (urticaria, angioedema, picazón, respiración sibilante, respuestas gastrointestinales) al ingerir ciertos alimentos.
  • Tienen picazón en la boca al comer verduras y frutas crudas.
  • Se trata de un bebé con reflujo gastroesofágico recalcitrante, o una persona mayor con síntomas de reflujo recalcitrante, particularmente si experimentan disfagia.
  • Se trata de un bebé con síntomas gastrointestinales, como vómitos, diarrea (particularmente con sangre), crecimiento insuficiente, y mala absorción cuyos síntomas no tienen otra explicación, no responden al tratamiento médico y son posiblemente una reacción a algún alimento (aun si las pruebas de alergia dan negativo).

 

Anuncios