ACTIVIDAD FÍSICA EN EL NIÑO ASMÁTICO

El ejercicio físico es necesario para todos los niños, y les proporcionan momentos felices a la vez que les enseñan a prepararse para una vida saludable cuando sean adultos, por ello, el niño asmático no debe ser una excepción, y debe realizar ejercicio físico de manera “adecuada”.

Ventajas del ejercicio físico en el niño con asma:

°         Mejora el desarrollo del niño

°         Mejora la condición física y la propia tolerancia al ejercicio

°         Los ataques ocasionados por el esfuerzo se reducen o son menos fuertes

°         Las crisis se controlan mejor

°         Ayuda a disminuir el nerviosismo ocasionado por los ataques

Pero hay que tener en cuenta que al menos el 80% de los niños con asma puede presentar una broncoconstricción  con la práctica deportiva, salvo que se tomen las medidas adecuadas. Sin embargo, y dado el beneficio psicoemocional e integrador del deporte, es un gran error sobreproteger al niño asmático e impedirle un nivel normal de ejercicio físico.

Cuando iniciamos una actividad física por primera vez todos nos cansamos, sentimos fatiga y sensación de ahogo. El niño asmático que no ha hecho deporte antes, estas sensaciones son todavía más fuertes. Por ello, la adaptación del pequeño con asma a la actividad deportiva debe ser muy progresiva, para que con el tiempo aprenda a distinguir entre la sensación de ahogo normal por un ejercicio intenso, y la sensación de ahogo por una crisis de asma.

  • ASMA Y DEPORTE

 

Salvo el buceo con bombonas de aire comprimido, un niño asmático puede practicar cualquier deporte. Pero existen una serie de deportes menos “asmógenos” que otros.

La carrera libre, que es la base del footing, del atletismo, y de deportes de deportes como el futbol o el baloncesto, es la actividad que más broncospasmo puede producir. Como en general existe un periodo refractario, de 2 a 4 horas de duración, en el asma inducido por ejercicio durante el cual no aparece de nuevo el broncospasmo, por más que se continúe haciendo ejercicio, el correr de forma intensa y continuada provoca un mayor broncospasmo que realizar el ejercicio de forma intermitente.

  • ACTIVIDADES QUE CAUSAN ASMA POR EJERCICIO

 

En orden de gravedad serían:

°         Carrera libre

°         Carrera en banda sin fin

°         Ciclismo

°         Natación

Por otro lado, deportes como la natación en piscina cubierta y climatizada (aire húmedo y caliente), la gimnasia, la marcha a pié, el golf, el trekking y la bicicleta en terreno llano son mucho menos asmógenos. El tenis y los juegos de pelota, aunque requieran mucha carrera libre, suele realizarse en forma de esfuerzos intensos intermitentes, por lo que también son recomendables al igual que las artes marciales (judo, karate, taekwondo), la esgrima, etc.

El buceo de profundidad con bombonas de aire comprimido no es una actividad recomendable, por los cambios de presión que conlleva, y por la imposibilidad de hacer frente a una  crisis de asma a una cierta profundidad. En medio de una crisis de disnea, puede resultar muy difícil llevar a cabo las maniobras de descompresión necesarias para emerger a la superficie sin riesgo de barotrauma.

Los deportes de alta montaña en asmáticos (alpinismo, esquí alpino y de fondo, etc.) sólo tienen el problema de la respiración de aire frío y seco, que puede minimizarse mediante el uso de mascarillas y cascos.

Anuncios