Arch Pediatr Adolesc Med. 2011

Las recomendaciones actuales son retrasar alimentos solidos de los 4 a los 6 meses si existe riesgo de enfermedades alérgicas.Pero los datos acerca de si la introducción temprana de alimentos sólidos aumenta el riesgo de alergia son contradictorios.

Este estudio evaluó los resultados de una cohorte generacional de los Países Bajos. 7000 niños recién nacidos desde 2002 y 2006. El objetivo era determinar si el momento de la introducción de alimentos alergénicos como la leche de vaca, huevos, cacahuetes, nueces, soja y gluten se asoció con eccema y sibilancias al cuarto año de vida.

Estadísticas:

A los 2 años de edad, el 31% de los niños habían tenido sibilancias y el 38% había experimentado eczema. A los 3 años de edad, el 14% sibilancias y el 20% eczema. A los 4 años de edad, el 14% de los niños habían tenido sibilancias y el 18% había experimentado eczema. Casi la mitad (47%) de los niños tenía un padre con antecedentes de enfermedad atópica. Con respecto a la lactancia materna, el 11% de los niños nunca habían sido amamantados, mientras que aproximadamente el 24% habían sido amamantados por lo menos 4 meses. No hubo enfermedades respiratorias entre los 12-24 meses de vida en un 48%. Tres cuartas partes de los niños estaban en la guardería durante el segundo año de vida.

La introducción de alimentos alergénicos a ≤ 6 meses de edad no se asoció con la probabilidad de experimentar sibilancias o eczema a los 2, 3 ó 4 años de vida. Respiración sibilante y eczema fueron más frecuentes en los niños que experimentaron alergia a la leche o que tenían una historia familiar de enfermedad atópica.

Los investigadores concluyeron que los datos no apoyan la introducción tardía de alimentos alergénicos hasta los 6 meses de edad para la prevención de sibilancias o el eczema.

Anuncios