Casi la mitad de los niños asmáticos tuvieron bronquiolitis durante el primer año, después de su primera exposición a virus respiratorio sincitial (VRS).

Sin embargo, el análisis de riesgo atribuible de casi 260.000 niños se basa en el supuesto de que la bronquiolitis por VRS causa el asma.

Aproximadamente el 70% de los niños han sido infectados por el VRS al año de edad, y el 100% ha estado expuesto a los 2 años de edad, sin embargo, sólo algunos presentan la bronquiolitis.

Un total de 32.550 niños (13%) de 4,5 años a 6,0 años recibió un diagnóstico de asma temprana, que se definió mediante algoritmo de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-9).

Los investigadores compararon niños con y sin asma. Ellos encontraron que casi el doble del número de niños con asma ha tenido una infección de bronquiolitis infantil durante la temporada de VSR.

Entre los pacientes con asma, el 16% de un grupo y el 23% del otro grupo tenía antecedentes de bronquiolitis, entre los pacientes asmáticos, las tasas fueron del 8% y 12%, respectivamente.

Sobre la base de estas cifras, los investigadores calcularon que el riesgo atribuible de asma de una bronquiolitis por VRS durante la temporada será del 50% en el 1er grupo y el 46% en el 2do grupo.

El riesgo atribuible a la población – el porcentaje de asma en la población total que se atribuye a la exposición de la bronquiolitis – se calculó en un 10% en el 1er grupo y el 12% 2do grupo.

Los resultados se mantuvieron incluso después de ajustar las covariables posibles, incluyendo el sexo, la raza, la edad gestacional, edad de peso al nacer, mortalidad materna y el tabaquismo materno.

Por lo tanto, la prevención de bronquiolitis infantil durante la temporada de VRS podría ser una estrategia efectiva de prevención del asma.

La pregunta es, quien viene antes el huevo o la gallina.

Anuncios