Clin Exp Allergy 2012

 

Estudio reciente en servicio de urgencias de hospitales Suecos (Departamento de Pediatría, Niños Sachs Hospital, de Estocolmo), corroboran que las reacciones alérgicas alimentarias aumentan en primavera, en época de polinización.

 

Para los niños muy pequeños, las reacciones alérgicas a los frutos secos como cacahuetes son tan comunes como reacciones adversas a la leche y los huevos.

Los investigadores calcularon una incidencia anafilaxis de 32 por 100.000 años-persona de los 383 pacientes.
Una docena de pacientes en el grupo de anafilaxis tambien presentaron exposición a los insectos o pelo de mascotas.

Al ingreso, el 73% de la población del estudio tenía antecedentes de enfermedad alérgica, asma y la sensibilidad a alergenos inhalantes. Por lo tanto, parece que la exposición al alergeno concomitante facilita el riesgo de reacciones a otros alergenos.

La anafilaxia es una reacción alérgica potencialmente mortal que puede afectar la piel, sistema respiratorio, sistema gastrointestinal, el corazón o sistema nervioso central. Los síntomas cutáneos son la complicación más comúnmente observado, visto en el 74% del grupo de estudio. Treinta y cuatro por ciento de los pacientes tenían síntomas de la cavidad oral, el 29% tenían síntomas del tracto gastrointestinal, el 28% tenía los síntomas del tracto vías respiratorias, el 7% tenían síntomas neurológicos, y 4% tuvieron síntomas cardiovasculares.

De los 243 pacientes con reacción a los alimentos, 70 habían fueron tratados con adrenalina en su casa, en una ambulancia, o en el hospital, y 173 no recibieron el tratamiento con adrenalina. En contraste, el 71% de los que presentaron riesgo de anafilaxia fueron tratados con adrenalina. De los pacientes con anafilaxia que previamente ya tenían un autoinyector de adrenalina, sólo el 45% utilizaron su inyección antes de la visita de urgencias.

Anuncios