Sociedad americana de enf. infecciosas 2012

 

Las directrices establecen que la mayoría de los casos de rinosinusitis aguda son causados por virus y no debe ser tratada con antibióticos.

Según un comunicado por escrito que acompaña a las directrices, hasta el 98% de los casos son causados por virus, por lo que no serían sensibles a los antibióticos.

No existe una prueba sencilla que fácil y rápidamente determine si una infección en los senos es viral o bacteriana. Sin embargo, el uso de antibióticos con las infecciones virales pueden aumentar la resistencia, los costos y el riesgo de efectos adversos.
También se recomienda el tratamiento de infecciones bacterianas sinusales con amoxicilina-clavulánico frente a la amoxicilina. La adición de ácido clavulánico ayuda a superar la resistencia a los antibióticos.

Dicha recomendación fue elaborada debido al aumento de resistencia a los antibióticos, así como el uso generalizado de vacunas contra el neumococo, que han cambiado el patrón de las bacterias que causan infecciones de los senos. Otros posibles antibióticos de uso común, son azitromicina, claritromicina y trimetoprim-sulfametoxazol.
Otras recomendaciones de la IDSA incluyen menor tiempo de tratamiento con antibióticos en pacientes adultos, la evitación de los descongestivos y antihistamínicos, que pueden empeorar los síntomas y el uso de riego con una solución estéril.

Las recomendaciones empíricas de antibióticos en estas directrices se basan en 2 observaciones: la prevalencia creciente de Haemophilus influenzae y la prevalencia creciente de la beta-lactamasa que producen los patógenos respiratorios en la rinosinusitis bacteriana aguda.

Anuncios