Técnicas de fisioterapia

En el Concepto Bobath se estudia la biodinámica del movimiento normal, comparándose con el movimiento alterado por daños del sistema nervioso central.

En muchas ocasiones se encuentran múltiples problemas en la ejecución de actividades. Se priorizan los que desencadenan mayor déficit en el movimiento. Se tratan los movimientos incapacitantes y se reevalúa la mejoría.

Por tanto en el Concepto Bobath continuamente se está valorando el movimiento del paciente y adaptando los cambios. Es muy importante el marcar unas metas en el paciente que sean claras y basarlas en actividades concretas.

Otra característica importante es que los objetivos sean a corto plazo. Por ejemplo, si tenemos un paciente que va en silla de ruedas un objetivo claro es que pueda caminar con independencia, para lo que concretamos a corto plazo metas más cercanas.

Por ejemplo la bipedestación (de pie) realizando una actividad con la mano (cepillarse los dientes).

En pediatría, se sigue el desarrollo motor de cerca. A partir de las dos semanas del nacimiento, se valoran una series de actos reflejos que nos indican un desarrollo motor normal. El fisioterapeuta, en diálogo con el pediatra buscan la ausencia o presencia de los reflejos arcaicos.

Por ejemplo, el bebé cuando succiona reacciona con una respuesta de presión en la mano, significa que la función es gradualmente transferida al hombro y mano. Si esta función está ausente en el neonato podemos sospechar que algo no funciona bien.

La parálisis cerebral detectada a tiempo se debe tratar precozmente.

Mientras que en el niño recién nacido sano distinguiremos movimientos de pataleo con los tobillos flexionados e invertidos.

En el recién nacido la articulación de la cadera es empinada y superficial y desarrolla su profundidad y protección mediante la estimulación del pataleo y de la posición de pie. Si estos estímulos faltan, como es frecuente en el niño con parálisis cerebral, la cadera permanecerá malformada y en patrón de aducción. Todo ello como resultado de la inmovilidad y la hipotonía (disminución del tono muscular) o espasticidad (musculación tensa y rígida).

El tratamiento precoz con Bobath ayuda a los pataleos y estimula al niño a ponerse en pie.

Bobath abarca una serie de técnicas que incluyen observación, análisis, interpretación y  tratamiento. Evitaremos posibles desviaciones anormales (cifosis, escoliosis) contracturas musculares y de articulaciones. Ayudaremos en el trabajo de la coordinación, equilibrio, reacciones protectoras (instintos de protección al caerse con ayuda de sus manos) y de enderezamiento, para conseguir una capacidad más funcional.

También se aplica a niños escolarizados en régimen de integración o educación especial, con problemas de atención, hiperactividad o hipoactividad, enfocándose en su motricidad.

Anuncios