El vómito es la expulsión brusca del contenido del estómago por la boca. Suele estar precedido por náuseas y dolor de estómago.

La causa más frecuente son las infecciones del estómago e intestino por virus (gastroenteritis). En los niños puede suceder también en muchas otras enfermedades como catarros, dolor de garganta, otitis, etc. En ocasiones pueden deberse a una enfermedad de mayor gravedad.

Muchas veces los vómitos se acompañan de diarrea.

Habitualmente duran poco tiempo y desaparecen sin tratamiento. Sin embargo, en los niños hay que tomar precauciones especiales, porque con los vómitos se pierden agua y sales del cuerpo y ello puede producir deshidratación, sobre todo si hay diarrea y el niño es un lactante.

¿QUÉ PUEDE HACER?

  • No fuerce al niño a comer. Si no tiene apetito ofrézcale sólo líquidos. El niño no debe dejar de beber para compensar las pérdidas por los vómitos.
  • Para beber, utilice «sueros» de farmacia: líquidos de rehidratación oral, que contienen agua y sales. Se pueden preparar en casa diluyendo 1 sobre en1 l de agua que no esté hervida. Sabe mejor si se añaden unas gotas de limón y está fresca (guárdela en el frigorífico).
  • Después de vomitar, no le dé nada (ni agua) durante 15-30 minutos. Más tarde déle de beber pequeños sorbos de líquido: 1-2 cucharaditas cada 10-15 minutos. Si el niño tiene sed y le pide más, siga con pequeños sorbos y humedézcale los labios con una gasa mojada o con un cubito de hielo.
  • Si no vomita en 2-3 horas, aumente la cantidad de líquido lentamente, y déle el alimento que le apetezca en pequeñas cantidades, sin forzarlo.
  • Inicie la alimentación con una dieta blanda (sopa, hervidos, zumos naturales). Evite los alimentos grasos y con mucho azúcar.
  • Si no ha vomitado en 24 horas puede empezar su dieta habitual.
  • En niños lactantes que vomitan la toma completa, debe continuar la lactancia dando un solo pecho y reduciendo el tiempo de mamar a 5-10 minutos, pero haciéndolo cada 2 horas. Si a las 6-8 horas no vomita, puede pasar a la lactancia normal con los dos pechos.
  • No le dé medicamentos para los vómitos, excepto si su médico se lo indica.
  • Tanto el niño como la persona que lo cuida deben lavarse bien las manos, especialmente los dedos y las uñas. Los niños con vómitos por infecciones intestinales pueden contagiar a otros. Evite el contacto con otros niños mientras tenga vómitos.
  • Si tiene fiebre le puede dar paracetamol a las dosis que le aconseja su médico habitualmente.

 ¿Cuándo consultar a su médico de familia?

  • Si presenta más de 38 oC de fiebre.
  • Si está muy decaído, cuesta despertarlo o si está irritable.
  • Si no quiere beber.
  • Si tiene menos de 3 meses y vomita las tomas.
  • Si hay sangre en el vómito o en las heces.
  • Si el vómito tiene aspecto de café molido.
  • Si tiene la boca seca, llora sin lágrimas y orina poco.
  • Si tiene dolor de cabeza, en el cuello o le aparecen manchas en el cuerpo.
  • Si vomita todos los líquidos, a pesar de dárselos a pequeños sorbos.
  • Si presenta dolor de barriga persistente.
  • Si sospecha que puede haber tomado algún producto tóxico o medicamento.
Anuncios