Un estudio reciente realizado por Fritz y sus colegas, publicado en Clinical Infectious Diseases, a comparado dos enfoques distintos. Un enfoque consiste en descolonizar sólo al paciente y el segundo enfoque consiste en descolonizar toda la familia.

Estudio abierto, aleatorizado con 183 pacientes pediátricos. Estos pacientes habían adquirido en la comunidad Staphylococcus aureus y padecían abscesos. Tenían colonizadas las fosas nasales, las axilas o pliegues inguinales.

Este estudio se realizó entre 2008 y 2009. La terapia incluyó mupirocina intranasal dos veces al día, higiene de manos, educación y baño con clorhexidina una vez al día.

De los 147 casos con 1 mes de seguimiento, el 50% de los pacientes índice y el 51% de los contactos en el hogar seguía colonizados.

En 126 casos con 12 meses de seguimiento, la tasa fue del 54% de los casos índice y 66% en los contactos familiares. De nuevo, esto no fue estadísticamente significativo.

Sin embargo, durante un período de 12 meses, las infecciones recurrentes de la piel y tejidos blandos sucedió en el 72% de los pacientes índice, pero en sólo el 52% de los contactos domésticos tratados, y esta diferencia sí fue estadísticamente significativa.

La incidencia de infección de la piel y de partes blandas fue significativamente menor en los hogares tratados y no sólo el individuo.

La descolonización de los hogares, por lo tanto, no fue más eficaz que la descolonización individual en la erradicación del Staphylococcus aureus, sin embargo, la descolonización del hogar redujo la incidencia infección de la piel y tejidos blandos.

Anuncios