Todos los filtros solares deben ser de amplio espectro. En otras palabras, el producto debe demostrar la eficacia contra los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB). Tradicionalmente se ha asociado los rayos UVB como los que causantes de de las quemaduras y los UVA como los causantes del envejecimiento. Aunque esto es cierto, ahora sabemos que con el tiempo la radiación ionizante acumulativa de los rayos UVA pueden contribuir a la formación de cáncer de piel también.

Otro cambio reciente en los productos es el término “resistente al agua” (no impermeable) y debe especificarse el tiempo de resistencia al agua (40 o 80 minutos). Para calificar como resistente al agua, el producto tiene que demostrar la eficacia en la prevención de las quemaduras solares tras sumergirse 2 o 4 períodos de 20 minutos en una bañera de hidromasaje o bañera de agua. Términos como “resistente al sudor”, “resistente al agua”y “bloqueador solar” ya no se permite.

El máximo de protección es 50, dado quela FDA no cree que haya datos suficientes para mostrar que valores superiores a 50 SPF (factor de protección solar) proporcionen ninguna protección adicional.

Para ser clasificado como de amplio espectro, el SPF (factor de protección solar), que es en realidad una medida de protección contra los rayos UVB, debe ser de al menos 15.

La protección solar se aplica en forma de aceites, cremas, lociones, geles, pastas, pomadas, sticks y aerosoles. Actualmente, la FDA considera que las toallitas, polvos, jabones líquidos y champús no son elegibles y no deberían comercializarse. Existe algo de controversia en la literatura sobre los aerosoles.

A efectos prácticos se deben utilizar protectores solares de amplio espectro con un SPF de 30 al menos. Y repetirse cada 3 horas.

Algunos grupos han expresado su preocupación de que los químicos utilizados en protección solar son peligrosos, en particular, oxibenzona, un estrógeno sintético, y palmitato de retinol, que se descompone ante la luz del sol a fotomutagénicos. Estos productos pueden causar trastornos mutagénicos.

Sí, son seguros el ácido paraaminobenzoico, que muchas personas refieren como PABA, avobenzona, cinoxato, dioxibenzona, ensulizole, homosalato, meradimate, octinoxato, octisalate, oxibenzona, sulisobenzona, salicilato de trolamina, y óxido de zinc.

Otro ingrediente controvertido es palmitato de retinilo. Cabe señalar que el palmitato de retinilo no es un ingrediente activo aprobado en productos de protección solar y cuando se utiliza se añade como un emoliente, un acondicionador de la piel o un antioxidante. Una de las preocupaciones planteadas por los defensores de los consumidores fue el papel de palmitato de retinol en la fotocarcinogénesis.

Anuncios