Lancet 2012

Un estudio internacional ha demostrado que exponer a un niño a la radiación nuclear de dos o tres tomografías computarizadas (TC) en la cabeza puede triplicar su riesgo de desarrollar cáncer cerebral a lo largo de su vida.

Asimismo, la investigación también ha revelado que aquellos que se han sometido a esta prueba radiológica entre cinco y diez veces tienen el triple de riesgo de desarrollar leucemia, en comparación con quienes no se las han hecho nunca.

Aunque el riesgo absoluto de desarrollar cáncer después de una TC aún es pequeño, los investigadores dijeron que las dosis de radiación deberían ser reducidas al mínimo posible y usar otra alternativa cuando se pueda.

En el estudio actual, los investigadores estudiaron casi a 180.000 pacientes que se habían sometido a una TC entre 1985 y 2002 en Reino Unido.

El equipo extrajo la cantidad y tipos de TC de los registros y estimó la dosis de radiación absorbida por el cerebro y la médula espinal, para luego cruzar los datos con los casos de cáncer y muertes del Registro Nacional del Servicio de Salud del Reino Unido entre 1985 y 2008.

Un total de 74 de 178.604 pacientes fueron diagnosticados con leucemia y 135 de 176.587 fueron diagnosticados con cáncer cerebral.

Anuncios