De Environ Res. 2012

La exposición prenatal podría reducir la función cognitiva 

Estudios anteriores han revelado que la exposición prenatal a los agentes contaminantes ambientales, como el humo del tabaco de segunda mano y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) que generan los combustibles fósiles podrían afectar negativamente al desarrollo del cerebro.

En este artículo se exponen los resultados de un estudio en el que se investigó el efecto de la exposición prenatal a estos agentes contaminantes en el coeficiente intelectual (CI) infantil.

En el estudio se incluyeron mujeres chinas embarazadas no fumadoras de Tongliang (Chongqing, China) que vivían cerca de una central térmica de carbón, la principal fuente de HAP de la ciudad.

La exposición al tabaco ambiental se evaluó por medio de un cuestionario; también se realizaron pruebas de aductos HAP-ADN en la sangre del cordón umbilical como marcadores de la exposición al HAP. Se evaluó el CI infantil a los 5 años de edad.

De las 149 parejas de madres-hijos participantes, 100 poseían datos completos.

Los aductos HPA-ADN y la exposición prenatal al humo del tabaco no se asociaron de manera significativa a los resultados del CI.

Sin embargo, se observaron interacciones negativas significativas entre los aductos transformados logarítmicamente y la exposición prenatal al humo del tabaco en las puntuaciones de CI de escala completa (p = 0,025) y verbales (p = 0,029), pero no en las puntuaciones de CI de rendimiento (p = 0,135). Estos resultados sugieren que el efecto negativo de los aductos sobre el CI aumenta cuanto mayor es la exposición al humo del tabaco ambiental.

 

Los autores concluyen que «la exposición de las mujeres embarazadas a las emisiones de los HAP de la central térmica de carbón, sumada a la exposición prenatal al humo del tabaco ambiental, podría tener efectos adversos sobre la función cognitiva de los niños a los 5 años de edad».

Anuncios