Journal of pediatrics 2012

Una reciente investigación de 7.000 niños en pediatrics desvela algo que se sospechaba. Muchos niños se encuentran con niveles bajos de vitaminas y minerales.

 

Incluso con el uso de suplementos más de un tercio de los niños no obtiene suficiente calcio y vitamina D; y en cambio se encuentran sobrecargados de nutrientes esenciales como hierro y vitamina A.

El zinc y ácido fólico se consumen en exceso en todos los grupos de edad.

No sabemos si estas cantidades excesivas causan ningún daño según el epidemiólogo nutricional de los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda, Maryland, quien dirigió el estudio.

Los investigadores utilizaron las encuestas dietéticas para evaluar la ingesta de vitaminas y minerales entre los niños entre las edades de dos y 18, como parte de una encuesta gubernamental de salud importante entre 2003 y 2006.

Alrededor del 40% de los niños entre las edades de dos y ocho habían tomado un suplemento. 29% en niños de entre nueve y 13 años, y 26% en los adolescentes.

En general, los usuarios de suplementos y no usuarios tienen niveles similares de 15 diferentes vitaminas y minerales.

Más de un tercio de los niños que consumen suplementos no obtuvieron las cantidades recomendadas de calcio (200 a1.000 mg / día para los niños hasta la edad de ocho años, y 1.300 mg / día para la edad de nueve años y los niños y adolescentes).

La mayoría de los niños entre las edades de dos y ocho que no tomaron los suplementos no pudo conseguir los niveles adecuados de calcio y vitaminas D y E.

Los adolescentes se quedaron cortos en varios otros nutrientes esenciales, así, como magnesio, fósforo y vitaminas A, C y E.

Al mismo tiempo, los usuarios de suplementos tenían más probabilidades de aumentar el consumo de ciertos nutrientes – tales como el zinc, ácido fólico, hierro y vitamina A – por encima de los límites recomendados superiores.

Los efectos a largo plazo de altas dosis de estos micronutrientes en los niños son desconocidos.

Anuncios