El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) ha advertido de que el mal uso del aire acondicionado y su falta de mantenimiento favorece la aparición de catarros, tos, faringitis, rinitis, asma, neumonía o dolores de cabeza.

“Es importante que la piel y la musculatura no reciba el chorro directo de aire frío, dado que nuestro cuerpo reacciona provocando una brusca contracción muscular que nos puede provocar desde tortícolis hasta parálisis faciales, en los casos más graves”.

En concreto, el mecanismo de regulación del cuerpo en relación a un exceso de calor provoca el sudor de forma natural para refrigerar y preservar el equilibrio de la temperatura corporal,*pero la posibilidad artificial que proporciona el aire acondicionado*hace que el cuerpo no pueda adaptase al contraste de este ambiente creado artificialmente. Además, la falta de limpieza de los filtros del aire acondicionado puede provocar problemas en las vías respiratorias tales como faringitis, típicos resfriados, infecciones respiratorias, como la enfermedad del legionario, e incluso problemas gastrointestinales.

“Es imprescindible realizar un buen mantenimiento de los equipos de aire acondicionado para evitar este tipo de patologías”, recuerdan.

En este sentido, para evitar esta circunstancia, los fisioterapeutas madrileños recomiendan realizar estudios de temperatura en las distintas estancias de las empresas cada dos años; un buen mantenimiento de los equipos de aire acondicionado y preservar una temperatura constante, programando los aparatos entre los 23 y 24 grados, ya que fuera de esta franja, el aire acondicionado no es confortable y supone un gasto innecesario.

Anuncios