J Pediatr 2012

Los bebés de madres con sobrepeso u obesidad crecen más lentamente que los recién nacidos cuya progenitora tiene un índice de masa corporal (IMC) normal. Así al menos lo asegura un estudio de la University of Iowa (Estados Unidos), que también confirma que estos menores “pueden encontrar una gran cantidad de complicaciones de salud”.

De esta forma, el trabajo de investigación, publicado en la “Journal of Pediatrics”, evidencia que el peso añadido “también parece afectar a la forma en que los hijos se desarrollen, al menos inicialmente”. Según el criterio de la profesora clínica asistente de Endocrinología Pediátrica y Diabetes, Katie Oda Larson, “estos niños no están creciendo normalmente”.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación comparó el peso y la talla de bebés nacidos de madres con sobrepeso con los nacidos de madres con peso normal. Tras esto, los resultados mostraron que, pasados tres meses desde los alumbramientos, los primeros aumentaron menos de peso y crecieron menos que los pertenecientes a mujeres con peso normal.

Además, estos bebes también ganaron menos masa grasa, que es considera como “crucial” para el crecimiento y desarrollo del cerebro, explican. Ante ello, la epidemia de obesidad está perjudicando a los niños mientras están todavía en el útero y está aumentando la importancia de abordar este riesgo antes de que las mujeres entren en su etapa fértil.

Anuncios