NEJM 2012

Los niños que usan esteroides inhalados para el asma acaban siendo ligeramente más bajos en la edad adulta que los niños que no toman estos medicamentos, según muestra una investigación presentada en la reunión de la European Respiratory Society, en Viena (Austria), y publicada en el “New England Journal of Medicine” (NEJM).

En el estudio participaron más de 1.000 niños entre los 5 y 12 años que fueron tratados por asma, de leve a moderada, como parte del Programa de Manejo del Asma Completa (CAMP).

Los niños recibieron tratamiento durante más de cuatro años en ocho centros, incluyendo la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, y fueron divididos en tres grupos: uno recibió budesonida dos veces al día, un medicamento corticosteroide inhalado; un segundo grupo recibió nedocromil, una medicación no esteroidea inhalada; y un tercer grupo recibió un placebo. Todos los niños recibieron albuterol, un fármaco de acción rápida para el alivio de los síntomas agudos del asma, y corticosteroides orales, según sus síntomas.

Los investigadores siguieron a 943 participantes en el ensayo, a intervalos regulares, hasta que alcanzaron la talla adulta. Se consideró que las mujeres llegaron a su altura máxima a la edad de 18 años, y que los hombres lo hicieron a los 20 años o más. En los primeros 4 años y medio después del final de la prueba, los investigadores midieron la altura y el peso de los pacientes cada seis meses. Durante los siguientes ocho años, la altura y el peso se midieron una o dos veces al año.

Al alcanzar la edad adulta, el grupo que recibió budesonida presentaba una altura media 3,8 cm menor con respecto al que recibió placebo o nedocromil.

Los corticosteroides inhalados, como la budesonida, son la forma más eficaz de tratamiento antiinflamatorio para el asma, que afecta a un 9,4% de los niños estadounidenses.

Anuncios