Especies de Lactobacillus y Bifidobacterium son los probióticos más utilizados. Uno de los probióticos primeros en usarse fue Escherichia coli Nissle 1917. La mayoría de los probióticos se cultivaron inicialmente a partir de los seres humanos y se asemejan a las bacterias habituales del intestino. Otros gérmenes en el intestino es la Saccharomyces boulardii levadura probiótica que muestra resistencia a la mayoría de los antibióticos.

De acuerdo con las definiciones actuales, los probióticos deben sobrevivir tanto el ácido gástrico y biliar para poder alcanzar el intestino delgado y el colon.

Muchos de estos probióticos están disponibles en forma de pastilla liofilizada, aunque algunos están disponibles en el yogur o como polvo que se pueden mezclar en bebidas no carbonatadas.

El sinergismo o antagonismo que existe entre las especies probióticas no ha sido estudiado.

Muchos yogures contienen bacterias vivas de lactobacillus. Además es necesario señalar, que el consumo de yogur tiene otros beneficios, como una mejor tolerancia a la lactosa y provisión de proteínas, vitamina D y calcio.

Muchos probióticos desaparecen de 1 a 4 semanas después de interrumpir su consumo.

 

Anuncios