El arsénico se encuentra en una amplia variedad de productos de arroz.

Fuente: Consumer report

Con base en las pruebas de 60 productos, Consumer Reports recomienda vigilar la cantidad de arroz que se consume de diferentes fuentes (arroz con leche, galletas de arroz y cereales de arroz) para disminuir su exposición al arsénico. El arsénico está relacionado con el cáncer de vejiga y piel, enfermedades del corazón y una función cerebral deficiente en los niños.

Por su parte la FDA realizó pruebas a 200 productos diferentes de arroz presentando niveles de arsénico inorgánico nocivo en todos.

En niveles altos, el arsénico causan decoloración en la piel, dolor de estómago, náuseas, vómitos, diarrea, entumecimiento, parálisis y ceguera.

Debido a que el arsénico se encuentra en el suelo, el agua y el aire, también se encuentra en muchas frutas y verduras. El arroz es especialmente vulnerable a la contaminación con arsénico.

Las personas que comen habitualmente arroz tenían niveles de arsénico 44% mayor que aquellos que no consumen. Las personas que comían dos o más elementos tenían un 70% niveles más altos de arsénico.

Se recomienda:

  • Cambia tu forma de cocinar el arroz. Hervir el arroz con más agua de la que necesita. 1 taza de arroz a 6 tazas de agua.
  • Coma una dieta variada. Limpie a fondo las verduras y las pieles de la patata.
  • Coma otros granos. El trigo y la avena tienen menores niveles de arsénico que el arroz. Para aquellos que necesitan comer sin gluten, quinoa, mijo, amaranto  pueden ser mejores opciones.
Anuncios