Pediatrics 2012

Los bebés que comen pescado entre los seis y los 12 meses de vida tienen menos riesgo de padecer asma en el futuro. A esta conclusión tras estudiar la reacción a su consumo de más de 7.000 niños nacidos entre 2002 y 2006 en esta ciudad holandesa.

La exposición temprana a ciertos ácidos grasos del pescado protegen contra el desarrollo de asma.

Para el estudio se administró pescado en los primeros seis meses a 1.281 niños, en los siguientes seis meses a 5.498 menores y al llegar al año a 431 infantes. Tras cumplir cuatro años todo ellos, se ha observado que entre el 40% y el 45% tienen disnea frente a un 30%.

Todo lo anterior hace a los investigadores deducir que éstos tienen cerca de un 36% menos de riesgo de sibilancias.

Anuncios