J Pediatría 2012.

(Noticia que se repite ocasionalmente y que va cogiendo peso conforme aumentan las evidencias).

Los niños cuyas madres tomaron antibióticos mientras estaban embarazadas eran ligeramente más propensos que otros niños a desarrollar asma en un estudio danés reciente.

Creemos que el uso de las madres de los antibióticos cambia el equilibrio de las bacterias naturales, que se transmite al recién nacido, y que las bacterias no balanceadas surten tales efectos en la maduración inmunológica en el recién nacido. Estos efectos sobre el sistema inmune podrían conducir al asma más adelante.

Investigaciones anteriores han relacionado los antibióticos tomados durante la infancia con un mayor riesgo de asma, aunque algunos investigadores han cuestionado estos hallazgos.

De 30.000 niños nacidos entre 1997 y 2003 y seguidos durante cinco años, encontraron que aproximadamente 7.300 de los niños, es decir, casi una cuarta parte, están expuestos a antibióticos, mientras sus madres estaban embarazadas. Entre ellas, algo más del 3% (238 niños) fueron hospitalizados por asma a la edad de cinco años.

En comparación, un 2,5%  581, de unos 23.000 niños cuyas madres no tomaron antibióticos fueron hospitalizados por asma.

Después de tener en cuenta otros factores de riesgo de asma, hay 17% más de probabilidades de ser hospitalizados por asma. Estos niños también eran 18% más propensos a haber recibido una receta para un medicamento para el asma que los niños cuyas madres no tomaron antibióticos cuando estaban embarazadas.

El grupo más pequeño de 411 niños que estaban en mayor riesgo de asma debido a que sus madres tenían la enfermedad y encontró que estos niños eran dos veces más propensos que el resto a desarrollar asma también si sus madres habían tomado antibióticos durante el tercer trimestre de embarazo.

Anuncios