La parálisis cerebral (PC) no tiene cura. Sin embargo existe una variedad de tratamientos que pueden ayudar a las personas con parálisis cerebral para maximizar sus habilidades y fuerza física, prevenir las complicaciones y mejorar su calidad de vida. La lesión cerebral o problema que causa el CP no empeora con el tiempo. Pero nuevos síntomas pueden aparecer o empeorar con el tiempo.

El tratamiento específico varía según la persona y se centra en las formas de mantener o mejorar la calidad de vida y la salud en general.

La fisioterapia es el tratamiento principal. Therasuit o Pediasuit por personal adiestrado.

Los medicamentos pueden ayudar a controlar algunos de los síntomas de la parálisis cerebral y prevenir complicaciones. Por ejemplo, antiespasmódicos inyectables ayudan a relajar los músculos y mejorar el rango de movimiento. Anticolinérgicos ayudan a controlar los movimientos incontrolables del cuerpo o babeo frecuentes. Otros medicamentos pueden usarse para problemas comunes relacionados con la parálisis cerebral, como los medicamentos anticonvulsivos.

En algunos casos, un niño con problemas graves pueden requerir cirugía ortopédica (para los músculos, los tendones y las articulaciones) o rizotomía dorsal selectiva (cortar los nervios de las extremidades afectadas) para la contractura u otros problemas de movilidad.

El tratamiento debe ser continuo ajustando los tratamientos existentes y la adición de nuevos técnicas. A pesar de que la lesión cerebral causante la parálisis cerebral no empeora con el tiempo, algunos de sus efectos pueden aparecer por primera vez, cambiar o agravarse a medida que el niño crece.

Las visitas regulares con el médico de su hijo y los especialistas son importantes para monitorizar la condición de su hijo.

Tratamiento continuo para la parálisis cerebral pueden incluir:

  • La terapia física, que puede ayudar a su hijo a ser tan móvil como sea posible. También puede ayudar a evitar la necesidad de cirugía.
  • Dispositivos y equipos especiales, tales como abrazaderas, yesos y férulas. Los tipos específicos utilizados dependerán de las necesidades de un niño. Por ejemplo, un niño puede obtener un yeso después de la cirugía o como un medio para restringir el movimiento en un área a fortalecer los músculos y los tendones en otra parte del cuerpo.
  • Acupuntura, neuroestimulación y cromoterapia, al igual que fisioterapia siempre complementan los tratamientos.

Tratamientos nuevos:

Terapia de células madre

La terapia con células madre está en etapa de investigación. Todavía no hay ninguna prueba creíble que sugiera que la migración de células madre a la zona dañada en los seres humanos es plausible, aunque parece ser posible en ratones. A medida que evoluciona la investigación con células madre, las células pueden ser inducidas a la emisión de sustancias que pueden llegar a ser neuroprotectoras (por ejemplo, las neurotrofinas) en situaciones de alto riesgo, tales como nacimientos prematuros o derrames cerebrales neonatales.

Tratamientos complementarios y alternativos

Estos métodos no suelen ser empleados por los médicos, pese a que su eficacia está científicamente comprobada. Sin embargo, existe un gran interés por las familias de los pacientes con CP. Estas terapias incluyen la acupuntura, tratamiento con oxígeno hiperbárico, terapia traje Adeli, Therasuit, Pediasuit (y sistemas similares que incorporan resistencia y apoyo), terapia craneosacral y neuroestimulación.

Otros tratamientos no tradicionales se han convertido en convencionales, como la hipoterapia (equitación terapéutica), programa MOVE (movilidad a través de la educación).

Terapia de movimiento inducido por restricción

Se está convirtiendo en un método de tratamiento para los niños con parálisis cerebral hemipléjica. El objetivo es aumentar el uso de la extremidad superior afectada y limitar los efectos de la falta de uso aprendido.

Los sistemas de realidad virtual

Las computadoras están siendo utilizadas para interactuar con los niños con discapacidad en una variedad de formas y pueden ser prometedoras para el futuro. Supuestos beneficios incluyen la reorganización del cerebro, mejora de habilidades de percepción visual y la participación en las interacciones sociales. Hasta ahora, el nivel de evidencia es pobre y los datos empíricos escasos.

Anuncios