Arch Pediatr Adolesc Med. 2012

Estudio cohorte poblacional de 1.185 niños con antecedentes de infección urinaria.

24 casos con displasia renal principal u obstrucción del tracto urinario fueron excluidos del estudio.

A continuación, una muestra aleatoria estratificada de 228 pacientes fue seleccionada para el seguimiento y participaron un total de 193 (85%).

La media de tiempo de seguimiento fue de 11,1 años (rango, 5,9 a 17,3 años).

Las principales medidas de resultado fueron el crecimiento del parénquima renal y daño en el examen de la función renal y presión arterial. De los 193 pacientes participantes, 103 (53%) habían recibido profilaxis antibiótica y 42 (22%) se habían sometido a la cirugía. Para aquellos que recibieron profilaxis con antibióticos, 89 (86%) de los pacientes tenían reflujo vesicoureteral grado 3 a 5 RVU.

La recurrencia de ITU y fiebre en la recurrencia se observó con mayor frecuencia en pacientes con grado 3 a 5 de reflujo vs aquellos con reflujo de grado 2 o menos.

Defectos unilaterales del parénquima renal se encontraron en 22 (15%) de los 150 pacientes estudiados y el retraso del crecimiento renal unilateral se encontró en 5 pacientes (3%).No hay casos de defectos del parénquima bilaterales.

No hubo diferencias en infecciones de repetición, profilaxis antibiótica y cirugía del tracto urinario en niños con o sin defectos parenquimatosos.

Todos menos uno de los defectos del parénquima renal vistos se produjeron en los pacientes con grado de reflujo de 3 a5. A pesar de los defectos del parénquima vistos, la concentración de cistatina C sérica, tasa de filtración glomerular estimada y la presión arterial se encontraban dentro de los rangos normales en todos los pacientes. Ningún paciente presentó hematuria o proteinuria.

En general, en el presente estudio, el riesgo de consecuencias a largo plazo de la infancia urinaria ha demostrado ser muy baja.

Anuncios