Etiquetas

Dos tercios de los niños con Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH), presentan, además, otras alteraciones asociadas, de conducta, del ánimo o de ansiedad, que pueden ser un indicio de la posible existencia del TDAH, según la doctora Raquel Calvo, psiquiatra responsable del Servicio Infanto-Juvenil de Fundación Argibide.

Este centro navarro utiliza, para el diagnóstico temprano del TDAH , un test de evaluación basado en realidad virtual en 3D, el Aula Nesplora. Tras el diagnóstico, lleva a cabo una intervención multidisciplinar basada en la terapia cognitiva-conductual, la prescripción de psicofármacos, según el caso, y el contacto permanente de profesores y padres con los psicólogos, informa Argibide en una nota.

La doctora Calvo explica que “en los niños con este trastorno es frecuente que aparezcan desórdenes del ánimo y ansiedad, relacionados con las dificultades diarias que viven para enfrentarse con éxito a las demandas escolares, sociales y familiares”.

En este centro navarro, utilizan la realidad virtual para “una mayor precisión en el diagnóstico de quienes acuden a la consulta ante síntomas como la falta de concentración o la hiperactividad”.

Tal como explica la fundación, “los niños se colocan unas gafas 3D a través de las cuales se introducen en un aula escolar simulada y con un mando responden a los estímulos que van apareciendo”. “El sistema evalúa la atención sostenida, la actividad motora excesiva, la velocidad de procesamiento tanto visual como auditiva y la impulsividad”, indica.

La intervención temprana que realizan en esta fundación debe involucrar, señala la doctora Calvo, “a los médicos, los padres y la escuela”. “Primero hacemos el diagnóstico con ayuda de esta herramienta, Aula Nesplora, luego llevamos a cabo la terapia cognitiva y conductual, que implica asistencia a la consulta con una frecuencia que dependerá de cada paciente y, si se da el caso, la prescripción de psicofármacos”, ha expuesto.

Según la doctora Calvo, “los pacientes que reciben el tratamiento global aprenden a planificarse, concentrarse, hacer sus deberes con más facilidad y mejoran sus fallos de conducta, así como el autocontrol y las habilidades sociales”. La Fundación Argibide atiende a mil niños y adolescentes.

 

Anuncios