Lancet 2013

El aumento rápido de peso y el crecimiento lineal en niños de países con rentas bajas y medias se asocian a una mejora en la supervivencia y el desarrollo cognitivo, pero podría aumentar el riesgo de sufrir obesidad y enfermedades cardiometabólicas relacionadas en adultos. Se estudió cómo estaban relacionados el crecimiento lineal y el aumento de peso relativo durante la lactancia y la infancia con la salud y los resultados del capital humano en adultos jóvenes.

Utilizamos datos procedentes de cinco estudios prospectivos de cohortes de nacimiento de Brasil, Guatemala, India, Filipinas y Sudáfrica. Se estudió el índice de masa corporal, la presión arterial sistólica y diastólica, la concentración de glucosa en plasma, la estatura, los años de escolarización y los indicadores categóricos relacionados de desenlaces adversos en adultos jóvenes. Con modelos de regresión lineales y logísticos, se evaluaron cómo estos resultados se relacionaban con el peso al nacer y las mediciones estadísticamente independientes que representan el crecimiento lineal y el aumento de peso independiente del crecimiento lineal (aumento de peso relativo) en tres periodos de edad: 0-2 años, desde los 2 años hasta la etapa media de la niñez y desde la etapa media de la niñez hasta la edad adulta.

Se obtuvieron los datos correspondientes a 8362 participantes que presentaron al menos un resultado de interés a la edad adulta. Un peso al nacer más alto se asoció de manera sistemática a un índice de masa corporal superior a 25 kg/m2 a la edad adulta (cociente de probabilidades de 1,28; IC del 95%: 1,21-1,35) y una probabilidad reducida de estatura baja en la edad adulta (0,49; 0,44-0,54) y de no finalizar la educación secundaria (0,82; 0,78-0,87). Un crecimiento lineal más rápido se asoció estrechamente a un riesgo reducido de baja estatura a la edad adulta (dos años de edad: 0,23; 0,20-0,52; etapa media de la niñez: 0,39; 0,36-0,43) y de no finalizar la educación secundaria (dos años de edad: 0,74; 0,67-0,78; etapa media de la niñez: 0,87; 0,83-0,92), pero elevó la probabilidad de sufrir sobrepeso (dos años de edad: 1,24; 1,17-1,31; etapa media de la niñez: 1,12; 1,06-1,18) y tensión arterial elevada (dos años de edad: 1,12; 1,06-1,19; etapa media de la niñez: 1,07; 1,01-1,13). Un aumento de peso relativo más rápido se asoció a un aumento del riesgo de sobrepeso a la edad adulta (dos años de edad: 1,51; 1,43-1,60; etapa media de la niñez: 1,76; 1,69-1,91) y tensión arterial elevada (dos años de edad: 1,07; 1,01-1,13; etapa media de la niñez: 1,22; 1,15-1,30). El crecimiento lineal y el aumento de peso relativo no se asociaron a padecer disglucemia, pero un peso al nacer más alto se asoció a un riesgo reducido de sufrir ese trastorno (0,89; 0,81-0,98).

Las intervenciones en países con rentas bajas y medias para aumentar el peso al nacer y el crecimiento lineal durante los dos primeros años de vida, probablemente derivarán en aumentos sustanciales en la estatura y la escolarización y ofrecerán más protección frente a factores de riesgo de padecer enfermedades crónicas en la edad adulta, con pocas desventajas.

 

Anuncios