Lancet 2013

Investigadores del Instituto de Investigación Médica de Cambridge (Reino Unido) han descubierto que la bacteria Mycobacterium abscessus puede propagarse entre las personas, y no sólo a través de las aguas y suelos, lo que es especialmente peligroso para enfermos de fibrosis quística.

A su juicio, los hospitales ya tienen políticas estrictas ante la infección, como el ingreso en habitaciones individuales y la creación de clínicas ambulatorias.

Anuncios