¿Por qué los antihistamínicos de primera generación cortan la tos y no los nuevos?

La razón de esto tiene que ver con el receptor TRPV1 de la tos, que es un receptor muscarínico. Sólo los antihistamínicos más antiguos (tales como clorfeniramina) penetran la barrera sangre / cerebro para actuar en el centro, por lo tanto, causando también la sedación. H1 antihistamínicos (por ejemplo, cetirizina, fexofenadina, loratadina y desloratadina) no tienen este efecto.

Otra opción es usar dexbrompheniramine como una alternativa a la clorfeniramina.

En los tosedores crónicos se encuentra un 80% de los pacientes con movimiento paradójico de las cuerdas vocales, pero esto simplemente puede representar una respuesta adaptativa a proteger las vías respiratorias de una lesión mayor.

Piensen también en el reflujo por el aumento de la presión transdiafragmática.

Un pequeño estudio de pacientes con tos crónica tratados con mentol nebulizado ante un reto por inhalación de capsaicina mostró un efecto beneficioso del mentol.

Anuncios