Permite entrenar el tipo de ondas que queremos en la zona cerebral más afectada y la coherencia entre ellas.

Cuando potenciamos ondas alfa y theta ayudamos a:

estudiar más y mejor,
sentirse más tranquilo,
ser más creativo,
sentirse más felices,
aumentar la memoria, reducir el estrés,
aumentar la eficacia del sistema inmunitario y la salud en general,
incrementar el rendimiento en el deporte,
cambiar aspectos de nuestra personalidad a mejor,
aumentar la calidad de la sexualidad,
vencer el decaimiento o la depresión,
y un sin fin de cosas más.

La relajación:

a) mejora el estado físico,
b) reordena el estado mental y
c) re-equilibra las energías corporales

ONDAS ALFA: Tienen una frecuencia de 8 –12 Hz y están asociadas con estados de relajación. Se registran especialmente momentos antes de dormirse. Sus efectos característicos  son: relajación agradable, pensamientos tranquilos y despreocupados, optimismo y un sentimiento de integración de cuerpo y mente.

ONDAS THETA: Con una frecuencia de 4-7 hz., se producen durante el sueño (o en meditación profunda, entrenamiento autógeno, yoga…), mientras actúan las formaciones del subconsciente. Las características de este estado son: memoria plástica, mayor capacidad de aprendizaje, fantasía, imaginación e inspiración creativa.

Anuncios