Si bien el oxígeno es vital para los seres humanos, en el caso de los tumores, su efecto podría ser opuesto. En estudios realizados con animales, investigadores estadounidenses descubrieron que, al añadir oxígeno, se podría ralentizar el crecimiento de los tumores. Presentaron sus hallazgos en la revista Magnetic Resonance in Medicine.

En los últimos años, los científicos del Southwestern Medical Center de Dallas (EE. UU.) demostraron que la falta de oxígeno en el tejido tumoral estimula el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos y metástasis. Por ello, los investigadores pensaron que el aumento de los niveles de oxígeno podría tener el efecto contrario.

En el estudio que llevaron a cabo con animales sometidos a radiación, el equipo dirigido por Ralph Mason descubrió que la inhalación de oxígeno producía un mayor retraso del crecimiento en tumores hipóxicos y agresivos.

Según Mason, “el siguiente paso consiste en realizar ensayos clínicos para evaluar la respuesta de los tumores a la radioterapia”. Una concentración de oxígeno inferior a la normal podría hacer que un tumor fuera resistente a la radiación. Los investigadores confían en que un aumento de los niveles de oxígeno pueda mejorar la tasa de respuesta en algunos casos.

Mason concluye que “la capacidad para clasificar los tumores según su comportamiento ante la hipoxia ofrece nuevas oportunidades para adaptar el tratamiento a las características de cada tumor, lo que podría mejorar las tasas de curación gracias a una medicina personalizada”.

Anuncios