Etiquetas

, ,

La enfermedad celíaca, una enfermedad autoinmune, afecta al 1% de las personas que viven en las naciones occidentales. Para estos pacientes, la exposición al gluten provoca daños en el revestimiento del intestino. Los síntomas incluyen diarrea, dolor abdominal, distensión abdominal, gases, mala absorción y pérdida de peso. Algunos pacientes no tienen síntomas en absoluto.

Los pacientes con enfermedad celíaca pueden tener pruebas hepáticas elevadas, anemia por deficiencia de hierro  y una baja densidad ósea. El diagnóstico se hace con anticuerpso anti- transglutaminasa tisular y ocasionalmente biopsia duodenal, especialmente en niños pequeños. La mayoría, pero no todos, los pacientes con enfermedad celíaca van a mejorar con una dieta libre de gluten.

Un nuevo estudio sueco de 9 años publicado en la revista Annals of Internal Medicine de 7,500 pacientes con enfermedad celíaca ha estudiado el riesgo de enfermedades linfoproliferativas.

Los registros nacionales se utilizaron para determinar el riesgo basal de tumores como el linfoma no Hodgkin , así como linfomas B y T. Todos los pacientes tenían biopsias de seguimiento después del diagnóstico inicial y el 43% encontró atrofia vellosa persistente, lo que indica que la mucosa intestinal se sigue dañado. En comparación con la población general, los pacientes con atrofia vellosa persistente eran hasta 4 veces más probables de tener un tumor maligno, mientras que aquellos con biopsias sanas tenían riesgos de malignidad similares a la población general.

Es importante para los pacientes con enfermedad celíaca que se adhieran a una dieta libre de gluten.

Anuncios