Los lactantes pretérmino tienen una mayor probabilidad de presentar problemas conductuales tales como trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y autismo. Investigadores estadounidenses han descubierto ahora que la causa podrían ser los cambios de la sustancia blanca del cerebro de los lactantes pretérmino. El estudio se presentará en el congreso anual de la Radiological Society of North America (RSNA) que se celebrará en Chicago la semana que viene.

Científicos de la University of Southern California (Los Angeles) examinaron a 30 lactantes pretérmino y a 51 lactantes a término mediante imaginología de resonancia magnética (MRI) y espectroscopia de resonancia magnética (MRS). En tanto que no se detectaron diferencias en las imágenes adquiridas mediante MRI, los resultados de la MRS mostraron diferencias significativas en la maduración bioquímica de la sustancia blanca. Según los investigadores, parecía existir una alteración del patrón temporal y la sincronización del desarrollo de la sustancia gris y blanca.

Según el estudio, los responsables de ello son los cambios fisiológicos que ocurren en el nacimiento, independientemente de si el cerebro está o no totalmente desarrollado. “El cambio más evidente es la cantidad de oxígeno transportada en la sangre”, explicó Stefan Blueml, autor del estudio. “Este cambio puede ser algo para lo que los cerebros prematuros no estén preparados”.

Sin embargo, los cerebros de los recién nacidos poseen una enorme plasticidad, afirmaron los autores. Por consiguiente, es posible que el cerebro fuera más receptivo a las intervenciones realizadas a esta edad si se identificaran anomalías.

Anuncios