Etiquetas

,

Con la apariencia de los cigarrillos reales, los cigarrillos electrónicos están experimentando un auge en popularidad. Pero a medida que la popularidad del producto aumenta, también lo hacen las incógnitas sobre su potencial impacto en la salud pública.

E-cigarrillos son dispositivos que funcionan con baterías que convierten la nicotina en vapor. Los productos se venden sin receta y no están sujetas a la misma regulación que los cigarrillos reales. Una encuesta de 2011 mostró que alrededor del 21 por ciento de los fumadores había utilizado e-cigarrillos al menos una vez.

La Administración de Alimentos y Medicamentos anunció en 2011 que la agencia tiene previsto proponer la regulación de los cigarrillos electrónicos como productos de tabaco.

Quizás el mayor problema es que los cigarrillos electrónicos se utilizan en su mayoría por fumadores habituales – en lugar de los fumadores por primera vez – como alternativa a fumar cigarrillos. Otro problema es que no es tan insignificante la cantidad de nicotina de los electrónicos. Un estudio encontró 300 bocanadas de e-cigarrillos suministran 0,5-15,4 miligramos de nicotina considerado nivel alto de nicotina. Cierto es que no tienen otras toxinas.La nicotina es ina sustancia adictiva, que puede aumentar la presión arterial y la frecuencia cardíaca, así como náuseas, sudoración y diarrea.

Anuncios