Según un estudio realizado en Singapur, el hecho de que la madre padezca depresión afecta a la estructura cerebral del feto. En los hijos de las mujeres con depresión se observa un aumento del riesgo de padecer una enfermedad mental durante toda la vida, advierten los investigadores en la revista Biological Psychiatry.

En el estudio (Universidad Nacional de Singapur) participaron 157 mujeres embarazadas. Para evaluar el grado de depresión, se pidió a las participantes que rellenaran un cuestionario en la semana 26 de embarazo. En las dos semanas siguientes al parto, se examinó el cerebro de los recién nacidos mediante la adquisición de imágenes por resonancia magnética y tensor de difusión.

El volumen de la amígdala fue similar en todos los recién nacidos. No obstante, los investigadores observaron una reducción considerable de la microestructura de la amígdala en los recién nacidos de madres depresivas. Al parecer, la tendencia a una función anormal de la amígdala, algo que es característico de los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo, ya se había transmitido de la madre al feto durante el embarazo.

Por consiguiente, se recomienda la detección sistemática de trastornos psíquicos desde el principio del embarazo. Los autores, dirigidos por la investigadora Anqi Qiu, señalan además que “es necesario tratar la depresión materna en las primeras etapas del embarazo”.

Anuncios