Etiquetas

,

Ann Allergy Asthma Immunol 2014

Las infecciones que sufren estas mujeres acaba afectando al entorno del útero

Los resfriados comunes que sufren las mujeres que presentan algún tipo de alergia durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de asma infantil de sus hijos, según los resultados de un estudio publicados en la revista “Annals of Allergy, Asthma and Immunology”.

En el trabajo llevado a cabo por expertos del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACCAI) se ha visto que las infecciones que sufren estas mujeres acaba afectando al entorno del útero, lo que hace que aumente el riesgo del bebé de desarrollar asma o alergia durante su niñez.

De hecho, reconoce uno de los autores, el alergólogo Mitch Grayson, ya había bastantes tesis que apuntaban que una mayor exposición precoz a alérgenos, como los ácaros del polvo o la caspa de las mascotas, puede asociarse a un mayor riesgo de desarrollar alergias durante la niñez.

Para comprobarlo, los investigadores estudiaron a 513 mujeres de Alemania, embarazadas, con algún tipo de alergia, y a sus 526 hijos, a través de una serie de cuestionarios. Rellenados durante el embarazo, posteriormente, cuando sus hijos tenían de tres a 12 meses, y luego cada año hasta cumplir cinco años.

Del total de familias, el 61% eran asmáticas o contaban con algún familiar asmático en casa, o bien que padecía otras enfermedades como una dermatitis atópica o rinitis alérgica.

Así, vieron que en las mujeres que además eran asmáticas la enfermedad se agravaba durante el embarazo en un tercio de los casos, mientras que las demás o se mantenían sin cambios e incluso mejoraban.

“Sabemos que la alergia y el asma se pueden desarrollar en el útero y la genética juega un factor importante en ambas enfermedades”, dijo el presidente del ACCAI, Michael Foggs, que destaca que el estudio revela como los factores ambientales pueden afectar al niño incluso antes de su nacimiento.

Además, en virtud de los resultados los expertos reconocen que se debe hacer especial hincapié en que las embarazadas incrementen su protección en caso de presentar algún tipo de alergia previa, para tener en cuenta las opciones de tratamiento disponibles para controlar la enfermedad.
 

Anuncios