Proc Natl Acad Sci. 2014

Interacción ambiente-gen y  biomarcadores de Estrés

Nueva evidencia muestra que el estrés crónico envejece prematuramente los niños mediante la aceleración de la reducción de sus telómeros.

Un estudio de cohorte de 40 afroamericanos de 9 años de edad, los niños mostraron que aquellos que vivían en hogares con bajos ingresos, baja educación materna y estructuras familiares inestables tenían significativamente más corta longitud de los telómeros (TL) que los niños de entornos más favorecidos.

Curiosamente, esta asociación fue moderada por las variaciones de la serotonina y de la vía de la dopamina. 

Una reciente investigación sugiere que el acortamiento acelerado de los telómeros (TTAGGG), es un buen biomarcador de exposición al estrés.

Un estudio de cohorte de más de 200 niños británicos mostró una asociación significativa entre la exposición a la violencia y el acortamiento TL.

Se examinaron los datos de 40 participantes masculinos de familias frágiles. Veinte de los participantes en “entornos muy desfavorecidos”, y el otro 20 en entornos desfavorecidos. Los resultados mostraron que los niños que vivían en entornos desfavorecidos tenían un TL 19% más cortos que los que vivían en un entorno favorecido (= 0,02).

Hijos con una madre que tenía un grado de secundaria tuvo un aumento del 32% en TL en comparación con sus compañeros que tenían madres sin estudios (= 0,006).

La exposición a múltiples cambios en la estructura de la familia se relacionó con una disminución del 40% en TL (= 0,01).

Al examinar las interacciones gen-ambiente, los investigadores encontraron asociaciones significativas entre el entorno social y la sensibilidad de la vía de la serotonina y dopaminérgica.

Estos hallazgos sobre las interacciones medio ambiente y genes sociales plantean cuestiones interesantes acerca de los mecanismos implicados. 

Anuncios