Cultivando células madre de enfermos con una variación genética ligada a la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión severa se ha demostrado en la Universidad Johns Hopkins que el problema radica en el “cableado” defectuoso con una falta importante de conectividad interneuronal.

Existía una evidencia previa en las autopsias que sugerían algunas variantes genéticas que afectan las sinapsis con un aumentan la posibilidad de una enfermedad mental. Pero esos estudios no pudieron demostrar una relación directa de causa y efecto.
Después de crecer las neuronas en un plato durante seis semanas, colaboradores en la Universidad Johns Hopkins y del Estado de Pensilvania midieron su actividad eléctrica y encontrarom que las neuronas con la variación DISC1 (mutación genética de la esquizofrenia) tenía aproximadamente la mitad del número de sinapsis como aquellos sin la variación.

Más artículos en http://neurofeedbackzaragoza.wordpress.com/

Anuncios