Pediatrics 2014

Gestión de la bronquiolitis en los niños de 1 a 23 meses ya no requiere pruebas diagnósticas para virus o una dosis de prueba de un broncodilatador, de acuerdo con las nuevas directrices publicadas por la Academia Americana de Pediatría (AAP).

La bronquiolitis es la causa más común de hospitalización entre los lactantes menores de 1 año. La nueva guía hace hincapié en la atención de apoyo, incluyendo oxígeno e hidratación.

La bronquiolitis se caracteriza por inflamación aguda, edema y necrosis de las células epiteliales que recubren las vías aéreas pequeñas con el aumento de la producción de moco. Los signos y síntomas generalmente comienzan con rinitis y tos, que puede progresar a taquipnea, sibilancias, estertores, uso de músculos accesorios y / o aleteo nasal.

Los cambios de la directriz 2006 incluyen que las pruebas para virus específicos ya no es necesario, ya que varios virus pueden causar la bronquiolitis. Estudios radiográficos o de laboratorio de rutina también son innecesarios, y los médicos deben diagnosticar bronquiolitis y evaluar su gravedad sobre la base de la historia y el examen físico.

La AAP tampoco recomienda una dosis de prueba con broncodilatador, con  salbutamol, porque la evidencia hasta la fecha muestra que los broncodilatadores son ineficaces para cambiar el curso de la bronquiolitis (calidad de la evidencia: B, recomendación fuerte).

Las incicaciones para el palivizumab, publicado en julio por la AAP, no recomiendan su uso a los bebés estén sanos con edad gestacional de 29 semanas o más, pero sí a aquellos con enfermedad cardiaca hemodinámicamente significativa o enfermedad pulmonar crónica del prematuro (máximo de 5 dosis mensuales, 15 mg / kg por dosis, durante la temporada del virus sincicial respiratorio).

Otras recomendaciones incluyen que al tomar decisiones sobre la evaluación y el tratamiento de los niños con bronquiolitis, los médicos deben evaluar los factores de riesgo de enfermedad severa, como la edad menos de 12 semanas, la prematuridad, enfermedad cardiopulmonar subyacente o inmunodeficiencia.

Tampoco se recomienda el uso sistemático de adrenalina nebulizada o fisioterapia respiratoria.

Anuncios