Los medicamentos que contienen ambroxol o bromhexina conllevan un pequeño riesgo de reacciones cutáneas graves, que incluyen eritema multiforme y síndrome de Stevens-Johnson.
Ambroxol y bromhexina se utilizan como expectorantes y para el dolor de garganta. Algunos se utilizan para el tratamiento de trastornos respiratorios en los bebés prematuros y recién nacidos, así como para aumentar la maduración pulmonar prenatalmente.
En abril de 2014, el PRAC inició una revisión de la seguridad de estos medicamentos, concluyendo que el riesgo era pequeño pero existente.

Anuncios