Los ritmos del cerebro se originan en patrones de activación de cada célula individual. Algunos tipos de células disparan lentamente mientras que otros lo hacen 100 veces más rápido. El cerebro evita el caos mediante la sincronización de grupos de células logrando una tarea comunitaria. Tomados en conjunto, los patrones coreográficos juegan un papel muy importante en todo, sea movimiento físico o mental.

Lograr la sincronía de las neuronas en distintas patologías es la meta. Es sabido que las neuronas que se disparan juntas se conectan.

Por supuesto, hay casos en que las secuencias de disparo anormales en el cerebro interrumpen el ritmo y conllevan problemas intelectuales y motores.

El uso de la música para sincronizar el cerebro. El papel de la música en ayudar a cerebros sincronizados ha sido bien documentado, aunque la neurociencia sigue buscando vías terapéuticas.

Sonidos binaurales a los hertzios adecuados según  la patología parece ser la respuesta.

Anuncios