Archives of General Psychiatry 2015

En este estudio se ha demostrado una fuerte relación entre los hidrocarburos prenatales aromáticos policíclicos (HAP) y el desarrollo cerebral con afectación del procesamiento y control de la conducta.

Estudiaron 40 niños desde antes del nacimiento hasta los 9 años de edad como parte de una cohorte importante de la zona.

Se demostró la neurotoxicidad e los HAP, ubicuos en las emisiones de los vehículos de motor, el aceite y la quema de carbón para calefacción doméstica o generación de energía, los incendios forestales y las quemas agrícolas, humo del tabaco y alimentos carbonizados. PAH atraviesa fácilmente la placenta y afecta el cerebro del niño por nacer.

Se asociaron múltiples trastornos del desarrollo neurológico, incluyendo retraso del desarrollo a los 3 años, reducción del coeficiente intelectual verbal a los 5 años y síntomas de ansiedad y depresión a los 7 años.

El estudio mostró reducciones en casi toda la superficie de la materia blanca del hemisferio izquierdo del cerebro. Hubo un procesamiento más lento de la información durante las pruebas de inteligencia y problemas de conducta más graves, como el TDAH y agresión.  La exposición a altos niveles de HAP puede producir un subtipo específico de TDAH.

Anuncios