Los niños expuestos al tabaco de sus padres tienen un riesgo considerablemente más alto de desarrollar enfermedades cardiovasculares cuando se conviertan en adultos.

Circulation 2015

Los niños expuestos a los padres fumadores poseían un riesgo 1,7 veces mayor de desarrollar placas carotídeas de ateroma cuando son adultos en comparación con los “sujetos del estudio no fumadores”.

El riesgo de desarrollar placas de ateroma era 1,6 veces mayor en los niños cuyos padres fumaban pero que intentaban limitar la exposición de sus hijos. Y en aquellos que no limitaban su exposición, el riesgo era cuatro veces mayor.

Anuncios