La fisura longitudinal separa el cerebro en dos partes conectadas por el cuerpo calloso. Ambos hemisferios contribuyen al enfoque analítico y al creativo, en contra de la funcionalidad clásicamente descrita.

Las áreas del lenguaje de Broca y Wernicke se encuentran en la izquierda en alrededor del 95% de los diestros, pero alrededor del 70% de zurdos.

Si una región específica del cerebro, o incluso todo un hemisferio, se lesiona o se destruye, sus funciones pueden ser asumidas por una región vecina en el mismo hemisferio o la región correspondiente en el otro hemisferio, dependiendo de la zona dañada y la edad. Es la neuroplasticidad.

La función cerebral lateralizada es evidente en los fenómenos de derecha o zurdo y de preferencia oreja derecha o izquierda, pero la mano preferida de una persona no es una clara indicación de la ubicación de la función cerebral.

Aunque el 95% de los diestros tienen dominancia del hemisferio izquierdo para el lenguaje, el 18,8% de los zurdos  tienen dominancia del hemisferio derecho para la función del lenguaje. Además, el 19,8% de los zurdos de mano, tienen el lenguaje en ambos cerebros. Incluso dentro de diversas funciones del lenguaje (por ejemplo, la semántica, la sintaxis, prosodia) puede ser de hemisferios diferentes.

La lateralización generalizada de muchos animales vertebrados indica una ventaja evolutiva asociada a la especialización de cada hemisferio. Se sugiere que la ventaja evolutiva de lateralización proviene de la capacidad de realizar tareas paralelas separadas en cada hemisferio del cerebro.

La lateralidad cruzada mano-ojo, ha sido asociada a problemas de aprendizaje, en especial en los procesos de lecto-escritura y orientación espacial. A un 20 % de los adultos les cuesta entender lo que leen, y a menudo es por un problema de predominios visuales. Cuando no coinciden, la información va a hemisferios diferentes y se produce un retraso en el procesamiento.

La terapia es la reorganización neurofuncional, que desbloqueará el desarrollo del individuo, organizando su sistema nervioso y aprovechando las posibilidades de plasticidad neuronal.

Para ello la optometrista comportamental le pedirá que realice una serie de ejercicios en la clínica cambiando el ojo dominante en la lectura.  Hasta que su cerebro puede saltar su funcionalidad de un ojo al contrario con facilidad.

Llame a la clínica para pedir más información.

Más información en http://www.terapiavisualzaragoza.com/qu%C3%A9-hacemos/

Anuncios