Omega-3 para la concentración. Zinc para la impulsividad. Hierro para un mejor comportamiento.

Estudios recientes han demostrado que los ácidos grasos omega-3 mejoran los síntomas del TDAH.

Algunos estudios han demostrado que los niños con TDAH pueden tener niveles más bajos de zinc. Tomar suplementos de zinc puede reducir la hiperactividad y la impulsividad, pero no la falta de atención. Los altos niveles de zinc, sin embargo, pueden ser peligrosos. No supere los 20 mg. diarios.

Algunos expertos creen que las deficiencias de hierro pueden contribuir a los síntomas del TDAH en niños. Un estudio de 2008 demostró que los niños que no eran anémicos pero que tenían bajos niveles de ferritina, una proteína necesaria para almacenar el hierro en la sangre, mostraron una mejoría de los síntomas después de 12 semanas de suplementos de hierro.
Algunos pequeños estudios han demostrado que la adición de suplementos de magnesio disminuye algunos de los síntomas del TDAH. El magnesio ayuda con el sueño y la relajación.

La vitamina C, es importante en la modulación de la dopamina, un neurotransmisor en las sinapsis en el cerebro.  Una advertencia: No tome vitamina C a menos de una hora antes o después de tomar los medicamentos para el TDAH.

Si su hijo no come alimentos ricos en proteínas, que son clave para aumentar la atención y la concentración, busque suplementos hiperproteicos.

Un multivitamínico diario, que contiene la cantidad diaria recomendada de vitaminas y minerales, puede ayudar en la salud óptima del cerebro. Muchos de los productos / multiminerales multivitamínicos en el mercado contienen azúcar, conservantes y colorantes artificiales, que pueden aumentar la hiperactividad en los niños. Busque marcas bajas en azúcar, sin colorantes ni sabores.
Existe evidencia limitada que apoya el uso de hierbas en el tratamiento del TDAH. La hierba valeriana puede calmar la hiperactividad y puede reducir la ansiedad, pero no mejorar la concentración. La valeriana también ayuda con problemas de sueño y reduce el “efecto rebote” que algunos niños experimentan cuando los estimulantes desaparecen.

La melatonina es una hormona natural producida en nuestros cuerpos para ayudarnos a conseguir dormir. Sin embargo, para las personas con TDAH, el sueño es a veces difícil de conseguir. Los suplementos de melatonina pueden ayudar y son seguros de tomar. Comience siempre con la dosis más baja posible.
Algunos pequeños estudios muestran que el Ginkgo biloba ayuda a mejorar la memoria y, cuando se toma con el ginseng, puede disminuir la impulsividad y distracción.

“Todo natural” no es sinónimo de “seguro”. Hay muchas hierbas y suplementos con efectos secundarios, y que interferien con los medicamentos recetados.

Anuncios