Thorax 2015

Hasta la fecha se había debatido si el deporte de resistencia resulta beneficioso o perjudicial para las personas que sufren de asma. En un estudio publicado en “Thorax” se ha llegado a la conclusión de que el ejercicio aeróbico mejora los síntomas relacionados con el asma y mejora la calidad de vida de los pacientes.

Un grupo de investigadores de la Universidade de São Paulo (Brasil) puso a prueba el efecto del ejercicio aeróbico en 58 pacientes (con edades comprendidas entre los 20 y los 59 años) con asma de moderado a intenso. Durante el curso del estudio, de tres meses de duración, se asignó a todos los participantes a practicar ejercicios de respiración de yoga durante 30 minutos dos veces por semana. La mitad de los participantes también entrenó durante 35 minutos dos veces por semana en una cinta de ejercicio. La hiperresponsividad bronquial de los participantes se puso a prueba al principio y de nuevo al final del estudio, y se analizaron sus concentraciones de citocinas e IgE.

Finalizaron el estudio 43 participantes. Los que habían participado en el ejercicio aeróbico mostraron un aumento considerable de su umbral de sensibilidad. Fueron capaces de tolerar el doble de factores desencadenantes antes de que se presentaran los síntomas. Además, las concentraciones de citocinas se redujeron de forma significativa y el número de días sin síntomas aumentó. También se redujeron los brotes de empeoramiento de los síntomas. Es más, no solo mejoró sustancialmente la calidad de vida, sino también la cantidad máxima de oxígeno inspirado y la capacidad aeróbica. Los que únicamente participaron en los ejercicios de respiración no mostraron mejora alguna.

Los autores explican como conclusión: “Estos resultados indican que la adición de ejercicio como tratamiento auxiliar al tratamiento farmacológico puede mejorar las características principales del asma”.

el asma”.

Anuncios