Investigadores de la UCLA han informado de la primera evidencia de que la apnea obstructiva del sueño contribuye a la ruptura de la barrera hematoencefálica.

Journal of Neuroimagen 2015

La barrera sangre-cerebro se vuelve más permeable en la apnea obstructiva del sueño. Esta ruptura podría contribuir a la lesión cerebral, así como potencialmente acelerar el daño. Tiene consecuencias significativas en la memoria, riesgo cardiovascular (tensión arterial alta), depresión, pérdida de memoria y ansiedad.

Por otra parte es sabido que el SAOS se asocia a accidente cerebrovascular, diabetes, pérdida de testosterona y problemas relacionados con el sistema endocrino.

El daño al cerebro probable deriva en parte de la reducción de oxígeno en el cuerpo como resultado de las interrupciones repetidas de la respiración.

Anuncios