El uso de medicamentos para el TDAH sin prescripción médica, es decir, el uso no médico, es un problema grande y tal vez creciente en los campus universitarios.

Aunque el porcentaje de alumnos que participan en el uso no médico de medicamentos para el TDAH varía ampliamente entre diferentes escuelas, tasas superiores al 30% han sido reportadas en algunos campus norteamericanos.

Además de los riesgos de salud para los estudiantes que participan en el uso no médico, este comportamiento crea problemas para los estudiantes con las recetas. A menudo se les acercaron para vender o regalar su medicación, lo que es un acto delictivo. Por otra parte al hacerlo se saltan las dosis que necesitan.

Por desgracia, aunque los estudiantes pueden percibir que el uso de medicamentos para el TDAH es útil para ellos, no hay evidencia de que esto sea real. Estos medicamentos están diseñados para una patología muy definida.

a.

Anuncios