Por qué no abusar de los corticoides orales.

Archives of Diseases in Childhood 2016

1 de cada 20 presenta vómitos, cambios de comportamiento y trastornos del sueño cuando toman corticoides orales.

Además, casi uno de cada 100 sufre una infección por culpa de los corticoides.

Los investigadores encontraron 38 estudios que incluyeron 22 ensayos controlados aleatorios. Entre las condiciones tratadas destacan asma, bronquiolitis, crup, insuficiencia renal aguda, rinitis alérgica, fiebre del dengue, espasmos infantiles, síndrome nefrótico, leucemia aguda, púrpura trombocitopénica idiopática aguda y el lupus eritematoso sistémico.

La prednisolona y dexametasona fueron los fármacos más comúnmente utilizados.

Estos estudios documentan 850 reacciones adversas en 3200 niños. El vómito fue la reacción adversa más frecuente, que afecta a 5,4% de los niños, seguido de los cambios de comportamiento, que afectaron a 4,7% y los trastornos del sueño, que afectaron a 4,3%.

Otros eventos adversos incluyeron náuseas (1,9%), aumento del apetito (1,7%), dolor abdominal (1,3%), hinchazón de la cara (1,1%), infección (0,9%) y tos (0,2%).

Los investigadores también documentaron otros síntomas gastrointestinales, somnolencia, irritación de garganta, diarrea, micción excesiva y erupción cutánea, pero sin determinar la incidencia.

Los médicos dejaron la medicación en 44 pacientes debido a reacciones adversas, lo más a menudo vómitos, con una tasa de 1,4%.

La infección fue la reacción adversa más grave; un niño murió a causa de la exposición a herpes zóster.

En aquellos estudios en los que se examinó la supresión del eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA), el 81% mostró signos de esta afección. El hallazgo contrasta con la investigación en adultos que muestra que pueden tomar dosis tan altas como 50 mg al día de prednisolona oral no suprime el eje HPA.

Los niños en los estudios revisados ​​no presentaron síntomas de supresión del eje HPA, y todo volvió a los niveles normales de la secreción de cortisol endógeno dentro de 10 a 12 días después de descontinuar el uso de corticosteroides.

Los corticosteroides también tuvieron otros efectos sistémicos. Aumentaron la presión arterial en un tercio de los niños evaluados para la hipertensión, pero la mayoría no necesitaron medicamentos antihipertensivos. Más de un tercio de los pacientes aumentaron de peso.

Anuncios