Nature 2016

El autismo tiene diversas causas genéticas, la mayoría de las cuales son aún desconocidas. Alrededor de 1 por ciento de las personas con autismo presentan un defecto en el gen Shank3.

Sin este gen, los individuos desarrollan síntomas de autismo típicos como son conductas repetitivas y la evitación de las interacciones sociales.

En un estudio con ratones, investigadores del MIT han demostrado que pueden revertir algunos de los síntomas conductuales modificando el gen, lo que permite un nuevo cableado cerebral.

También se ha demostrado que algunas sinapsis en estos ratones, especialmente en una parte del cerebro llamada el cuerpo estriado, tienen una densidad muy reducida de brotes de espinas dendríticas en las superficies de las neuronas que ayudan con la transmisión de señales sinápticas.

 

Anuncios