EBioMedicine , de The Lancet 2017

La lesión cerebral traumática modifica genes que regulan el metabolismo, la comunicación celular y la inflamación. Los ácidos graso omega-3, ácido docosahexaenoico, o DHA, parecen revertir los cambios nocivos producidos en los genes. Esta investigación ha sido llevada a cabo en la UCLA.

https://www.sciencedaily.com/releases/2017/03/170306134233.htm

Anuncios