5 Niños entre 5 y 14 años afectos de TEA recibieron un anticolinérgico de 1916, utilizado para la enfermedad del sueño y mejoraron llamativamente su clínica tan sólo una semana después. Mejoraron las dificultades en el lenguaje, la interacción social y conductas repetitivas y restringidas.

Todavía no está aprobada para uso terapéutico.

Anales de neurología clínica 2017suramina

Anuncios