Sensibilidad al fenol

fenol
 

Los fenoles son compuestos que se encuentran tanto en la naturaleza como en los alimentos artificiales. Los fenoles (salicilatos, aminas y glutamatos) pueden ser un factor importante en los síntomas inexplicables de su hijo.

El fenol es también llamado ácido carbólico, ácido fénico, alcohol fenílico, ácido fenílico, fenilhidróxido, hidrato de fenilo, oxibenceno o hidroxibenceno.

Algunas cajas de cereales se rocían con conservantes fenólicos (BHA, o hidroxianisol butilado) para extender su vida útil.

Algunos fenoles químicos se parecen a los neurotransmisores y pueden comportarse como neurotoxinas. Un ejemplo es el glutamato monosódico, que actúa como estimulante. También se añade a muchos alimentos.

Fenoles naturales o vegetales se encuentran en casi todos los alimentos que comemos, por lo que no se puede evitar por completo. Los salicilatos  se encuentran sólo en los alimentos vegetales y pueden causar muchos síntomas diferentes. El signo revelador de una sensibilidad al salicilato son las mejillas y las orejas rojas tras su ingestión. Ejemplos de alimentos con alto contenido de salicilato:   manzanas,  hierbas y especias, miel, tomates (ketchup, salsa de tomate, etc.), fresas y uvas.

Las aminas  se encuentran en la planta, la carne y los productos lácteos. Estas aminas libres son fruto de la descomposición de proteínas. Ejemplos: plátanos, chocolate, fresas y alimentos fermentados y ahumados como chucrut, salami, tocino y yogur.

Los glutamatos los encontrarán en caldo de hueso, gelatina, proteínas fermentadas y salsa de soja.

Los fenoles también pueden ser producidos por el cuerpo como subproductos del crecimiento excesivo de levaduras o desequilibrios microbianos en el intestino.

Para descomponer los fenoles naturales y químicos, usamos la fenol-sulfotransferasa junto con sulfato. Enzima y sustrato que los niños con autismo tienen en concentraciones bajas por trastornos de metilación y transulfuración.

A diferencia de otras intolerancias alimentarias, los síntomas de las sensibilidades a los compuestos fenólicos se observan comúnmente entre 20 minutos y dos horas después de la exposición.

Síntomas de la sensibilidad al fenol:

  • Risa inapropiada
  • Hiperactividad
  • Fatiga
  • Las mejillas y / o las orejas rojas
  • Agresión
  • Comportamiento desafiante
  • Dolores de cabeza
  • Impaciencia
  • Comportamiento auto agresivo
  • Función neuromuscular deficiente
  • Problemas para quedarse dormido por la noche
  • Vigilia nocturna
  • Deseos de alimentos con alto contenido de fenol
  • Diarrea
  • Enuresis diurna o nocturna / incontinencia
  • Problemas respiratorios
  • Erupciones en la piel

 

Tratamiento

Las sensibilidades del fenol se pueden tratar con la dieta, la suplementación, curando el intestino y el apoyo del ciclo de la metilación / sulfatación.

  1. Pruebe una dieta baja en fenol
  2. Tome  suplementación enzimática.
  3. Aumente los niveles de sulfato con baños de sal Epsom.
  4. Aumente los niveles de sulfato con la dieta.
  • Ajo
  • Cebollas
  • chalotes
  • Puerros
  • Coles de brócoli y brócoli
  • Repollo
  • Huevos, aves y carnes
  1. Apoye el ciclo de metilación
  2. Aborde las infecciones intestinales o los desequilibrios e intestinos con fugas.

Los comentarios están cerrados.